orgia

Es una tarde como cualquier otra a la que asistimos, sólo que en ésta el marido le va a presentar a la mujer a un grupo de hombres, y para ello se tiene que tapar los ojos.

Se los tiene que tapar porque la presentación es un poco peculiar ya que lo primero que va a conocer esta chica es la voz y la polla de cada uno en su boca.

La cosa evoluciona bastante rápido y pasamos de una presentación “normal”, donde todo el mundo quiere conocer a la anfitriona, a una orgía. La tía se pone rápidamente a cuatro patas y comienza a acariciar los paquetes de sus invitados, y a comérselos ya de paso.

Como comprenderéis, todos los hombres quieren recibir su mamada y se van turnando en el papel, y mientras esperan, pues se la van follando, que también está bien. Lo que está claro es que ellos no han venido aquí para nada.